Lo que produce en Cristina una inspiración cuya esencia se va definiendo en cada obra es la cualidad propia de cada madera, representando en sus nudos y vetas. Sus nudos nos hablan de una gran introspección intentando desatar algo de ese laberinto interno que todo ser humano posee. Las formas, cercanas a la abstracción, nos muestran una síntesis que evocan la materialidad de ellas mismas.

Su maestro Gamarra dejo en ella una huella. Esa huella se vislumbra por detrás de una gran dosis de individualidad que Cristina desenvuelve con inteligencia y creatividad propias.

Sus trabajos se sienten como algo permanente que va logrando con esfuerzo y tesón en una búsqueda constante de lo perfecto.

 

                                                                                  Marta Inés Lascano de Bagnardi
                                                                   Directora de la Galería de la Recoleta
                                           Catálogo de la muestra “Permanencias” Octubre 2005


CERRAR