“…La misma galería guardia a las serenas, graciosas, esculturas en madera de Cristina Velo, el complemento visual perfecto a las intensas pinturas de Terza. Velo opta principalmente por árboles autóctonos (palo santo, jacarandá, algarrobo) y roble. Sus livianas, delgadas y verticales figuras parecen deslizarse silenciosamente entre los grandes cuadros en óleo. Las superficies de estas esculturas son suaves como la seda, ligeramente curvadas pero limitadas por las muy definidas líneas que las contienen. La sensualidad también es exudada por éstas, las cuales parecen estar enlazadas en un tierno dialogo, aumentado por el amoroso tratamiento su prístina temática a recibido por la artista.”

                                                                                                                                                                                     Alfredo Cernadas


CERRAR